El fallo del Noveno Juzgado Civil de Santiago respaldó sanción aplicada por la SISS a la compañía, tras incumplimientos en los niveles de presión de agua potable.

El 9° Juzgado Civil de Santiago ratificó una multa de 86 UTA, aproximadamente $50 millones, impuesta por la Superintendencia de Servicios Sanitarios  a la empresa Aguas del Altiplano tras haber detectado una serie de incumplimientos en los niveles de presión de agua potable hacia los usuarios de Arica en 2014.

La empresa había presentado una reclamación que fue rechazada por el tribunal arguyendo que se trata de acciones que afectan la calidad de servicio, siguiendo la línea de un rechazo anterior de un recurso de reposición presentado por la empresa ante la SISS.

Además, se constató una serie de multas en años anteriores por la misma razón, sin que la empresa hubiera mejorado el sistema de distribución para solucionar los problemas de presión. La empresa además deberá pagar las costas o gastos legales del proceso.

Es preciso destacar que paralelamente se encuentra en curso un inicio de procedimiento sancionatorio, por estas mismas causales detectadas en los años 2015 y 2016, en contra de Aguas del Altiplano.

La Superintendencia de Servicios Sanitarios ha solicitado obras de mejoras a la concesionaria para dar solución definitiva a los niveles de presión de agua potable que afectan a la calidad de servicio, y dar cumplimiento a la normativa vigente.

Entre ellas, se encuentran la ejecución de mejoramiento y recuperación de pozos; y la construcción de nuevos pozos de respaldo. Paralelamente, la compañía está construyendo un estanque de 10 mil metros cúbicos que permitirá mejorar la distribución de agua potable, dando una autonomía de 24 horas de suministro adicionales. Todas las obras mencionadas, se encuentran comprometidas ante la SISS en los planes de inversiones de la compañía.